martes, 5 de enero de 2016

ORÍGENES

Se ha tratado de buscar, como en la mayoría de los deportes, semejanzas del juego del balonmano con los que practicaban griegos y romanos y, aunque son difíciles de contrastar, es factible que, en ambos casos, se practicasen juegos con una pelota que se pasase con las manos, que nos hagan pensar que hubiera alguna similitud con este deporte. Se ha argumentado por algunos historiadores que las bases de este juego vienen de la antigua Grecia, datadas de forma aproximada en el año 600 a.c., referentes a un juego denominado Urania y que consistía en pasarse con la mano una pelota, de tamaño y forma semejante a una naranja, sin que ésta cayera al suelo.
De él también se habla en "La Odisea" de Homero. En Roma, aproximadamente en el año 150 a.c., se jugaba al Haspartun, que también se practicaba con las manos, y en el que se utilizaba una pelota de mediano tamaño. En esta época, un médico llamado Claudio Galeno recomendaba a sus enfermos que jugaran al citado Haspartun. Posteriormente, en la Edad Media, los juegos de pelota con la mano eran practicados en la corte, siendo denominados por los trovadores como Juegos de Verano y se dice que los médicos aconsejaban a sus pacientes la práctica de esta actividad. Sin embargo, esto son solo conjeturas sobre posibles orígenes del juego ya que se practicaban sin ningún tipo de reglamento ni de normas.
Los orígenes del balonmano actual puede que daten de finales del siglo XIX, en el que dicho deporte se utilizaba como complemento del entrenamiento entre los gimnastas, atribuyéndose al profesor Konrad Koch la creación, en 1892, de un juego de unas características semejantes al actual. También, por esas fechas se practicaba en Checoeslovaquia un deporte en el que participan siete jugadores denominado Hazena, cuyo primer reglamento vio la luz en 1905.
El siglo XX fue determinante para la confección de lo que hoy conocemos como balonmano, a partir de una serie de juegos similares que se realizaban en el centro y norte de Europa.
Hay distintas versiones sobre quién fue el iniciador de esta práctica deportiva, ya que mientras unos atribuyen la paternidad a Holger Nielsen, profesor de un Instituto de Enseñanza Media de Dinamarca, otros abogan por Max Heiser, profesor de Educación Física afincado en Berlín, o a su compatriota Carl Schelen. Heiser, confeccionó ciertas normas, como la dimensión del campo, 40x20, que aun hoy en día son las recomendables, estableciendo la posesión máxima de la pelota en manos de un mismo jugador en 3 segundos, además de emplear porterías que hasta entonces no se utilizaban para los diferentes juegos con manos.
En origen, fue un deporte practicado eminentemente por mujeres y, quizá por eso, tardó tanto tiempo en desarrollarse como lo hiciera años después. En la primera parte del siglo XX se jugaba once contra once y se realizaba al aire libre en los campos de fútbol, llegando a participar, esta modalidad, en los Juegos Olímpicos de Berlín en 1936. A medida que iba alcanzando popularidad se fueron haciendo modificaciones. En el norte de Europa, debido a su climatología, se vio la necesidad de practicarlo en espacios cubiertos, en vez de hacerlo al aire libre. Esta innovación hizo que se transformase en un juego más plástico, rápido y vistoso, ayudando a que el resto de Europa comenzase a conocerlo.
En España este deporte se dio a conocer como balonmano a once, siendo una derivación del fútbol, aunque también fue poco a poco siendo relevado por el balonmano a siete, en salas cubiertas, como mejor lugar para su práctica. En 1954 la IHF (Federación Internacional de Balonmano) organizó el primer Campeonato del Mundo Masculino, siendo Suecia la primera campeona. Tres años más tarde fue Checoslovaquia la ganadora del primer Mundial de Balonmano Femenino. El balonmano de interior y al aire libre convivieron en popularidad hasta finales de la década de los 60. En 1965 el Comité Olímpico Internacional aprobó la modalidad interior, de balonmano a siete, con el fin de que se practicase en los Juegos Olímpicos, debutando en categoría masculina en Múnich 1972, mientras que la categoría femenina no se inició hasta la olimpiada de 1976 en Montreal.
En un estudio reciente sobre la historia del balonmano en España, se cree que el origen del mismo tuvo un inicio militar ya que tanto en la Escuela Militar de Toledo, como en la escuela Naval de El Ferrol lo llegaron a practicar, siendo el capitán Hermosa quien elaboró la primera normativa y los primeros trabajos de tipo técnico. Hay datos de que en 1928 se presentó el balonmano en Barcelona, más concretamente en el Regimiento Alcántara. Después de la Guerra Civil fueron el entorno del Frente de Juventudes y la Sección Femenina los primeros organismos oficiales en controlar esta práctica deportiva. La Federación Española de Balonmano se crea en 1941 y edita oficialmente el reglamento de juego. En el año 1951 despega la Primera División, a siete, en la que se proclama campeón el Atlético de Madrid, que en la temporada siguiente es “relevado” por el Real Madrid. El primer partido internacional de nuestra selección fue el 15de abril de 1953 contra Suecia, con la que se perdió por 12 a 23. Los mayores logros en la historia de la selección española de balonmano, son haber conseguido el campeonato del mundo del año 2005, celebrado en Túnez, y el Mundial del 2013 celebrado en España. En los últimos 20 años, ha logrado grandes gestas, consiguiendo tres medallas de bronce en Juegos Olímpicos (Atlanta 1996, Sídney 2000 y Pekín 2008), así como otra medalla de bronce en el Mundial de 2011, a las que hay que sumar otras tres medallas de plata y una de bronce en los Campeonatos de Europa, así como un oro en los Juegos Mediterráneos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario