viernes, 19 de junio de 2009

EL BICHO DE LA BIBIANA

Tenemos en el Gobierno
a la Ministra Bibiana,
prodigio de ser moderno,
lista, valiente y lozana.

Aunque joven, la Ministra
ya tiene descubrimientos
que a la Ciencia le administra
con sagaces fundamentos.

Vio que en lo gramatical
no es miembro sino que es miembra,
al discurrir, ¡qué genial!
que ella no es hembro, que es hembra.

Su postrer descubrimiento
lo ha logrado en Biología,
donde casi es un portento
y ha puesto la Ciencia al día.

Alguien micrófono en mano
le preguntó intempestivo:
-¿Es el feto un ser humano?
-¡No señor, es un ser vivo!

¡Olé el saber y la gracia!
¡Loor a su inteligencia!
¡Cómo evita la falacia!
¡Qué agudeza, qué sapiencia!

Mas no quiso precisar
el género ni la especie;
¿es un pez, un calamar,
algún bicho que se precie?

¿Un alienígena verde
con pintas de ser marciano?;
¿un lagarto que hasta muerde?;
¿un bicho que no es humano...?

Ella le deja a la Ciencia
clasificar al bichejo
(que de pronto y con prudencia,
¿tendrá aspecto de conejo?)

Poco importa el aclarar
si es un mochuelo o perdiz,
lo que importa es evitar
que se instale en la matriz.

Mientras pide a la Genética
el informe respectivo,
deja muy libre a la Ética
de cazarlo muerto o vivo.

Y si alguna adolescente
piensa que tiene un bichito,
sin decírselo a su gente
puede darle el finiquito.

Tal como el asunto amaga,
no se trata de abortar:
es evitar que una plaga
se acabe por implantar.

Esto aplaca la conciencia;
tal cosa ya no es matar,
más seguro es que la Ciencia,
llame al asunto ¡cazar!

Preguntarán las mujeres
al padre de su embarazo:
¿Un bicho así, tú lo quieres
o lo cazamos al lazo?

La mujer dirá al marido:
te recuerdo que eras bicho;
no me seas presumido;
doña Bibiana lo ha dicho.

Y si no quieres pensar
porque no te dé la gana,
que hasta fuiste calamar,
protesta a doña Bibiana.

Mas si tuviera Bibiana
un ser vivo en su matriz
(un potrillo, una curiana)
¿cazarlo la hará feliz?

Cuando Aído fue un bichito,
sus padres, -los naturales,
lo dejaron tranquilito;
¡qué amor por los animales!

¡Para ministro se nombra
aquí, al más animal;
da lo mismo hombre u hombra,
antropoide o marsupial!

Paco Moreno Doncel

No hay comentarios:

Publicar un comentario