viernes, 15 de enero de 2010

MADAME BUTTERFLY


MADAME BUTTERFLY
Pinkerton, un oficial de la Marina estadounidense que pasa una temporada en Japón, celebrando junto al cónsul norteamericano, Sharpless, su próxima boda -que será ficticia- con una geisha de 15 años: Cio-Cio-San, conocida como Madame Butterfly. Ella ha renunciado a su religión para abrazar el cristianismo, y eso le ha costado el repudio de los suyos. Tras la boda, Pinkerton la consuela, y ambos cantan un dúo de amor, uno de los más largos y bellos escritos por Puccini, con el que se cierra el primer acto.
En el segundo acto, Pinkerton deja plantada a la geisha con un hijo de ambos en su seno. Pero Butterfly espera ingenuamente la llegada de su amado.
El cónsul americano, Sharpless, visita a Butterfly con la intención de comunicarle que Pinkerton se ha casado con una norteamericana, por lo que Butterfly no debe esperarle más y aceptar casarse con el príncipe Yamadori, que la sacará de la miseria. Viendo su tremenda fidelidad hacia Pinkerton, el cónsul es incapaz de darle a conocer la verdad. De repente, un cañonazo anuncia la llegada del barco del norteamericano. Entonces una ilusionada Butterfly se lanza a llenar de flores la casa.
En el tercer acto, llegan hasta la casa de Butterfly, Pinkerton y... la esposa americana del oficial, con la idea de llevarse al niño. Al ver la casa engalanada como el día de su boda con Butterfly, Pinkerton se avergüenza de su conducta. Cuando Butterfly descubre la realidad, saca el puñal de su padre, en cuya hoja reza: Con onor muore, y tras despedirse emocionada del hijo, lo entrega a los americanos y se hace el harakiri.

No hay comentarios:

Publicar un comentario