viernes, 23 de enero de 2009

EXPECTACIÓN ANTE LA OBRA EN CIERNES DE TINUCO

La anunciada y esperada obra de Tinuco, está causando sensación antes de haber nacido. Las expectativas levantadas, ente algunos de los miembros del Club de los Poetas Vivos, está originando correspondencia del tipo de la a continuación expuesta

TRANQUILO ESTÉ TODO EL PERSONAL,
ANTE TAN MAGNA OBRA EN CIERNES,
PUES DENTRO DE UN AÑO, UN VIERNES, ...
SERÁ ESTRENADA, A NIVEL NACIONAL

ENTONCES NOS SERÁ MENESTER
CONTAR BIEN CON Don COMPLUMA,
A QUIEN TINUCO QUITO LA PLUMA
EN SUS VERSOS DE ENTRETENER

CON LA OBRA TERMINADA Y AFINADA
Y CON UNOS PARABIENES, QUINIENTOS,
PONDREMOS, ENTONCES, LOS CIMIENTOS
PA' QUE EN CORRALES SEA ESTRENADA
Pedro



Ando muy liado tres renglones
con la historia de mi puebluco
ni tiempo pá tocarme los coj..
termino el día muy cansaduco

Si no me ves en la distancia
bien seguro que sí me sientes
que no cese tu pluma rancia
para que pronto lo cuentes

Tan magna historia medieval
que me consta llevas con brío
será pero que muy sensacional
inspirada en este invierno frio

No decaigas pues tres renglones
imprime velocidad a la tu pluma
ni te detengas para tocar los co..
como esa historia no hay ninguna






DE TRESRENGLONES A SIMPLUMA.


¿QUE OS PASA SEÑOR LAGUILLO
QUE NO OS VEO EN LA DISTANCIA?
ECHO EN FALTA VUESTRO BRILLO
Y VUESTRA GRANDE PRESTANCIA.

TAN SOLO QUIERO INFORMARTE,
QUE LA IDEA ESTÁ LOGRADA,
LA DE DOS CABALLEROS ANDANTES
Y UNA DAMA BIEN SENTADA.

LA IDEA, QUE NO LA OBRA,
PERO CASI ESTÁ EN LAS MANOS,
CON LA AYUDA QUE ME ASOMBRA...
DE DON PEDRO CAMPUZANO.

NO ES UNA TEMERIDAD,
NI EXCESO DE PRETENSIONES,
CUANDO DICE TRESRENGLONES:
ESTO ES YA POSTERIDAD.

NO PUEDO DARTE MÁS DATOS,
EL REY ME DARÍA CASTIGO,
MÁS SI TU TIENES UN RATO,
HABLA CON ÉL, QUE ES TU AMIGO.

Tinuco

miércoles, 21 de enero de 2009

FELICITACIÓN A ERICA LAGUILLO

Pey Campuzano ha preparado una bonita poesía para el cumpleaños de Erica Laguillo, que se trata de una parienta del amigo Paulino, originaria de Castro Urdiales, pero residente en Argentina.
El poema dice así:

MUY FELIZ ANIVERSARIO ÉRICA
QUE EN ESPAÑA CELEBRAMOS,
Y A TI, QUE ESTAS EN AMÉRICA, ...
¡¡¡ FELIZ CUMPLEAÑOS CANTAMOS !!!


EN CANTABRIA - CASTRO URDIALES
TE ECHARAN, SEGURO, EN FALTA
Y LAGUILLO, EN LOS CORRALES,
PONDRÁ VELAS EN LA TARTA


QUE PASES UN FELIZ DIA
Y BIEN APAGUES LA VELITA
CON PABLO, FELIPE Y LUPITA,
CON TUS PADRES Y UNA TIA


Y TU PARIENTE PAULINO
TE ESCRIBIRA UN SONETO
DE BUENOS VERSOS Y FINO ...
YO TE ADELANTO EL BOCETO

Pey Campuzano

lunes, 19 de enero de 2009

LA VIDA ES SUEÑO

El más conocido de los dramas filosóficos de Calderón es La vida es sueño (1636), una de las obras de la literatura española de valor universal que hace que sea la obra más comentada de la literatura española, a excepción de El Quijote, de Cervantes.
El personaje central es Segismundo, el cual al nacer, se pronostica que va a ser un engendro de destrucción y que va a dividir al país; por lo cual su padre, el Rey Basilio de Polonia, después de haber estudiado los astros, cree conocer el porvenir de su hijo, y para que no se cumpla decide encerrarlo bajo el cuidado de fiel servidor Clotaldo, en una torre perdida entre valles para que nadie conozca su existencia y así evitar los problemas que la astronomía le habían vaticinado.
El rey Basilio, dudoso de la veracidad de los astros, decide poner a su hijo a prueba, para comprobar si era verdad ese desastroso porvenir. Para ello, suministran una pócima para dormir a Segismundo, con la intención de llevarlo a palacio y analizar sus reacciones, guardándose el padre la posibilidad, en caso de que su reacción sea negativa, de volverlo otra vez a su encierro, haciéndole dudar de si la situación vivida se correspondía con la realidad o era fruto de un sueño.
De todos estos acontecimientos son espectadores Astolfo y Estrella, sobrinos del Rey, que están a la espera del resultado final de esta prueba, con la esperanza de gobernar ellos, en caso de que la prueba resultase un fallido intento de Segismundo para gobernar. En la mente del ambicioso Astolfo está el casarse con Estrella, con el fin de aunar esfuerzos en su intención de hacerse con el poder.
Segismundo despierta en palacio aturdido, sorprendido y confuso. Al tratarse de una persona insociable, por llevar tanto tiempo encerrado, reacciona de una forma muy violenta en este primer encuentro con la realidad, en el que finalmente termina arrojando a un criado por la ventana.
Ante estos hechos, el Rey Basilio ordena que lo narcoticen y lo lleven nuevamente a la torre. Ya allí Clotaldo le explica al príncipe que todo lo sucedido en el palacio solo había sido un sueño.
Al salir Segismundo a la luz y conocer el pueblo la existencia de un príncipe heredero legítimo, se sublevan contra el Rey, ya que no aceptaban que Astolfo y Estrella, sobrinos de éste que ambicionaban el poder, heredaran el trono. Liberan a Segismundo de prisión y logran derrotar a las fuerzas del Rey.
La vivencia de lo que él creía haber sido un sueño le hace reflexionar y se comporta de forma ejemplar hasta el extremo que, lejos de humillar a su padre, lo perdona, dando muestras de su don para gobernar, significándose en esta ocasión como una persona sociable, bondadosa y ejemplar.


REFLEXIONES DE SEGISMUNDO
Cuando está sólo en la torre, se lamenta de la desgracia de haber nacido, llegando a sentirse más desventurado que los animales, a los que supone una mayor libertad que la que dispone él.

¡Ay mísero de mí, y ay infelice!
Apurar, cielos, pretendo,
ya que me tratáis así,
qué delito cometí
contra vosotros naciendo.
Aunque si nací, ya entiendo
qué delito he cometido;
bastante causa ha tenido
vuestra justicia y rigor,
pues el delito mayor
del hombre es haber nacido.
Sólo quisiera saber
para apurar mis desvelos
—dejando a una parte, cielos,
el delito del nacer—,
¿qué más os pude ofender,
para castigarme más?
¿No nacieron los demás?
Pues si los demás nacieron,
¿qué privilegios tuvieron
que yo no gocé jamás?
Nace el ave, y con las galas
que le dan belleza suma,
apenas es flor de pluma,
o ramillete con alas,
cuando las etéreas salas
corta con velocidad,
negándose a la piedad
del nido que dejan en calma;
¿y teniendo yo más alma,
tengo menos libertad?
Nace el bruto, y con la piel
que dibujan manchas bellas,
apenas signo es de estrellas
—gracias al docto pincel—,
cuando, atrevido y crüel,
la humana necesidad
le enseña a tener crueldad,
monstruo de su laberinto;
¿y yo, con mejor instinto,
tengo menos libertad?
Nace el pez, que no respira,
aborto de ovas y lamas,
y apenas bajel de escamas
sobre las ondas se mira,
cuando a todas partes gira,
midiendo la inmensidad
de tanta capacidad
como le da el centro frío;
¿y yo, con más albedrío,
tengo menos libertad?
Nace el arroyo, culebra
que entre flores se desata,
y apenas sierpe de plata,
entre las flores se quiebra,
cuando músico celebra
de las flores la piedad
que le dan la majestad
del campo abierto a su huída;
¿y teniendo yo más vida,
tengo menos libertad?
En llegando a esta pasión,
un volcán, un Etna hecho,
quisiera sacar del pecho
pedazos del corazón.
¿Qué ley, justicia o razón
negar a los hombres sabe
privilegios tan suave
excepción tan principal,
que Dios le ha dado a un cristal,
a un pez, a un bruto y a un ave?


De todas las reflexiones, la que más hondo ha calado, por su profundo análisis sobre la brevedad de la existencia, son los párrafos en los que Segismundo analiza su sueño:

Es verdad; pues reprimamos
esta fiera condición,
esta furia, esta ambición,
por si alguna vez soñamos;
y sí haremos, pues estamos
en mundo tan singular,
que el vivir sólo es soñar;
y la experiencia me enseña
que el hombre que vive, sueña
lo que es, hasta despertar.
Sueña el rey que es rey, y vive
con este engaño mandando,
disponiendo y gobernando;
y este aplauso, que recibe
prestado, en el viento escribe,
y en cenizas le convierte
la muerte, ¡desdicha fuerte!
¿Que hay quien intente reinar,
viendo que ha de despertar
en el sueño de la muerte?
Sueña el rico en su riqueza,
que más cuidados le ofrece;
sueña el pobre que padece
su miseria y su pobreza;
sueña el que a medrar empieza,
sueña el que afana y pretende,
sueña el que agravia y ofende,
y en el mundo, en conclusión,
todos sueñan lo que son,
aunque ninguno lo entiende.
Yo sueño que estoy aquí
de estas prisiones cargado,
y soñé que en otro estado
más lisonjero me vi.
¿Qué es la vida? Un frenesí.
¿Qué es la vida? Una ilusión,
una sombra, una ficción,
y el mayor bien es pequeño;
que toda la vida es sueño,
y los sueños, sueños son.

domingo, 11 de enero de 2009

BIENVENIDAS, PARA CARLOTA

Y MI NIETA CARLOTA ALUMBROSE
SONRIENTE ANTE LA LUNA LLENA,
MADRE Y NENA CON SALUD PLENA
Y EN EL HOSPITAL BIEN CELEBROSE

FUE EN LA NOCHE FRIA DE ENERO
MADRUGADA DEL UNDECIMO DÍA
ABUELOS, ABUELAS Y UNA TIA,
TRAS LOS PAPIS, LA VIERON PRIMERO

Y VENDRAN TIOS, AMIGOS Y PRIMOS
MUY CONTENTOS Y EN FELIZ PROCESIÓN ...
Y TODOS BIEN CARGADOS DE MIMOS

Y TODA LA FAMILIA REUNIDA,
BABEANDO, AL BEBE CONTEMPLARÁN ...
DANDO A LA NIÑA LA BIENVENIDA


Un fuerte abrazo .................. Pedro ( Ya abuelete, FELIZ, Titulado )


Hoy domingo en este día
que de frío me eriza el pelo
me entero con gran alegría
que por fin Pey es abuelo

Y lo es de una guapa niña
que se va a llamar Carlota
que él llevará a la campiña
con quien jugará a la pelota

Preparados ya en Navidades
para el fausto acontecimiento
a todos muchas Felicidades
traslado hoy muy contento

Paulino Laguillo


EN EL CIELO RESPLANDECE
UNA GUAPA LUNA LLENA,
Y EN LA CUNITA SE MECE
UNA NIÑUCA MUY BUENA.

QUE LLORA SU PRIMER NOTA
DE BEBÉ RECIEN NACIDO,
FRUTO DE AMORES QUERIDOS
QUE HACEN PERENNE A CARLOTA

EL PADRE ES EL SONAJERO,
LA MAMÁ ES EL CHUPETE,
Y LA ABUELA ES UN LUCERO,
Y LUCERO EL "ABUELETE".

QUE JUSTO EL DOCE DE ENERO,
TENDRÁ EL REGALO DE UN DÍA,
Y UN BESO DE MELODÍA
Y DE SU NIETA UN ¡TE QUIERO!

A DIOS TU DALE LAS GRACIAS
O SI QUIERES A MARÍA,
PORQUE TALES CIRCUNSTANCIAS,
NO SE DAN TODOS LOS DÍAS.

Y NI A TODOS LOS HUMANOS,
TAN SOLO A LOS ELEGIDOS,
QUE TENGAS BUEN CAMPUZANO
MÁS NIETOS Y AÑOS CUMPLIDOS.

TE LO DESEA EL POETA
QUE TE DEDICA ESTE TRAZO
VAYA UN BESUCO A TU NIETA,
PARA TI PEDRO... UN ABRAZO.


Tinuco

jueves, 8 de enero de 2009

CENTENARIO DE LA SALLE DE LOS CORRALES


Saco del baúl de los recuerdos, esta redacción que envié en el año 1991 al concurso del Centenario de La Salle de Los Corrales de Buelna, que aunque no obtuvo ningún premio, guardo un grato recuerdo, no solamente del colegio, sino de los entrañables personajes que forman parte de la trama y que te resultarán familiares.
Con todo cariño

José

MI COLEGIO (Los Corrales, 1 de enero de 1.991)
*Tal como te prometí, amigo Pancho, nos encontramos en el fértil Valle de Buelna, del que tantas maravillas se escriben en los libros de caballerías. En él se encuentra la famosa Universidad donde se forman gentes de aquestos reinos.
-Razón tiene vuesa merced, mi señor don Quiñote, pero oído tengo de mis antepasados que no es Universidad, sino el Colegio de La Salle el que por estos fueros imparte la sabiduría.
*Universidad digo, ¿o es que no es labor universitaria la de formar y transformar, por arte de magia, a labradores y ganaderos en sabios y hombres de buena fe?
Miles de alumnos han pasado por sus aulas y hoy son prestigiosos caballeros, que han aprovechado las enseñanzas aquí impartidas para pasar a ser hombres de Ciencias y Letras, que han extendido la fama de esta Universidad por todas partes.
- Dejando a un lado si de Universidad o Colegio de La Salle se trate, sí atina mi señor en lo de que a la fama le corresponde. Sabido de todos es el gran prestigio que han alcanzado sus alumnos en todo el mundo, tanto en labores artesanales, como científicas.
*Dirigían sus enseñanzas sabios, tanto seglares como clérigos. Eran los primeros los encargados de formar a los jóvenes en las ramas artesanales, mientras que los segundos, siendo como eran hombres versados en Ciencias y Latines, se encargaban de completar la labor de los anteriores con enseñanzas teóricas y prácticas, en distintas asignaturas, hasta conseguir entrambos, que el plebeyo sometido a sus artes, fuese a la postre considerado caballero.
- Ha nombrado mi señor la palabra caballero. Quisiera someterme a las duras pruebas de pasar por sus aulas para adquirir las enseñanzas propias; ya que si como vuesa merced me tiene prometida la Ínsula de Barataria, quizás encuentre aquí la sabiduría necesaria para tal fin.
* Dices bien amigo Pancho. Sabiduría te falta para tan gran empresa y quizás aquí consigas adquirir la necesaria, pero tiempo habrá amigo Pancho que, no por mucho madrugar alvea más temprano.
Te iba comentando la fama de sus alumnos en las artes y en las ciencias y he ignorado otras que les dieron tal fama, que fueron así como con las anteriores, la envidia de la región.
Eran, para que me entiendas Pancho, especie de combates o lides que tenían con otros ejércitos cercanos en distintos campos de batalla. En su lenguaje lo denominaban prácticas deportivas. En estas batallas, los alumnos de esta Universidad eran invencibles. Era tal su bravura que en desiguales batallas, ponían en entredicho a ejércitos más equipados que ellos, llegando a figurar sus hazañas en todos los libros de caballería.
- Temibles deben ser las gentes de aquestos pagos, según se expresa mi señor.
* Pancho, Pancho. ¡Cuán poco sabes de Caballería! ¿No te he dicho que eran gentes de estudio y oficio? Pues te diré que nunca jamás gentes con tales conocimientos pusieron su espada al servicio del mal, sino que al contrario de como piensas, todo su ardor y sabiduría, como buenos caballeros, lo usaron para desfacer entuertos.
En estas conversaciones iban caballero y escudero, cuando en llegados a un bello paraje lleno de frondosos árboles, que los lugareños llaman La Rasilla, descubrió don Quiñote un grupo de jubilados que, en holganza estaban sentados tomando el sol. No hizo más que verlos y balbuceando no se qué de gigantes y malandrines, picó espuelas a Cocinante y se abalanzó sobre ellos.
Quiso la fortuna que por aquellos pagos se jubilasen jóvenes y en viendo las intenciones de aquél esperpéntico personaje, pusieron pies en polvorosa. Pero como la fortuna es caprichosa, uno de ellos, en la desbandada, tuvo la mala suerte de dar de bruces en el suelo. Don Quiñote, una vez descabalgado de Cocinante le puso la espada en el pecho y dijo:
*¡Ah bellaco y malandrín!, encomienda tu alma a Dios, si no haces lo que te digo.
El hombre no salía de su asombro y siguió, más por conveniencia que por convicción, el juego de aquél a la postre su vencedor.
*Vete a visitar a mi señora Dulcinera y dila que te vencí en singular batalla. Hazla saber a la vez que, no hay Universidad mejor en el mundo que la que aquí denominan Colegio de La Salle.
No tardó en convencer de lo dicho a aquél jubilado ya que él era antiguo alumno, allí había estudiado su hijo y en la actualidad lo hacía su nieto, así que hizo promesa a D. Quiñote de visitar a Dulcinera y poner en su conocimiento las órdenes descritas.
Una vez que vio el derrotado, que aflojaba la presión de la espada de su pecho, salió corriendo y en uniéndose a sus compañeros, que desde un lugar más seguro presenciaban los acontecimientos, cogieron piedras y lanzaron tal cantidad de ellas que acabaron moliendo a D. Quiñote y Pancho.
- ¿No decía mi señor que la gente de aquí era caballerosa? Ignoraba que también fuesen adoctrinados en el lanzamiento de piedras, porque para mi ver, que no han errado ni uno de sus lanzamientos.
* Calla Pancho. No debía de tratarse de gente de estos lares, que en cuestión de compostura merecen “Cum Laude”, sino que serían gentes de paso, o a lo sumo algún mago ha transformado a caballeros en bellacos.
Quiso D. Quiñote tomar algún manjar antes de acercarse al colegio y como la alforja y la bota flaqueaban, se dirigieron a lo que D. Quiñote dio en llamar venta.
- No es venta mi señor, sino lo que en estos tiempos llaman ’bar’.
* Venta o bar, a la postre, es lo mismo, con tal que nos faciliten algo con que entretener el estómago.
Una vez en el interior del recinto y ante la mirada atónita de cuantos clientes estaban en el mismo en aquel momento, D. Quiñote se dirigió al propietario.
* Señor ventero, tráiganos para yantar un trozo de queso, pan y una generosa jarra de vino.
Cuando lo solicitado estuvo sobre la mesa, D. Quiñote los bendijo, pues es costumbre que enseñan los libros de caballería, al proceder de tal forma.
* ¡Voto al Caballero del Verde Gabán! Aquí Pancho quieren envenenarnos.
- Atienda vuesa merced y no cometa imprudencias, que los tiempos han mutado y lo que hoy se conoce como queso, pan y vino, nada tiene que ver con aquellos alimentos que denominábamos de igual suerte, sino que la picaresca actual ha transformado de tal forma, con ánimo de enriquecerse, que los hace irreconocibles a los que como nosotros hemos comido de ambos.
* Razón no te falta Pancho, que no creo que el ventero tenga malas intenciones. Te prometo ingeriré algo, pero a la postre y otra vez en el campo, volcaré en mi estómago un poco de bálsamo de Fierabrás, que alivie los posibles estragos que estos alimentos me produzcan.
Cumplidas las necesidades vitales, pusieron rumbo al Colegio de La Salle.
* He aquí Pancho, la Universidad de que te hablé. En estas fechas se cumple el primer milenario.
- ¿Milenario dice vuesa merced? Centenario tengo entendido.
* No te percatas Pancho que te hablo en metáfora. (Así hablaban a veces los caballeros andantes). Bien se que es centenario, si te refieres al tiempo transcurrido desde su fundación hasta nuestros días, pero cuando me refería a milenario, pensaba en la multitud de sabiduría impartida desde estas aulas.
Quiero amigo Pancho que nos matriculemos ambos en este centro del saber, porque a los dos nos será de gran provecho.
Pienso antes adoctrinarte en lo elemental, para que no cometas imprudencias que denoten tu falta de conocimientos.
Ten en cuenta que es propósito de los alumnos el esforzarse en mejorar, tal como lo hicieron sus antepasados.
A pesar de que pueda haber entre sus profesores ideologías o tendencias divergentes, no por ello disminuye la calidad de la enseñanza, sino que están comprometidos en un fin supremo común, que es el de formar a quienes se ponen en sus manos.
No eches en el olvido que si han pasado 100 años y su ímpetu y empuje no han decaído, alguna fuerza poderosa debe ser la que protege a esta institución de las adversidades y asechanzas de los tiempos.
Para ti va a ser duro de asimilar, pero hoy día Pancho, las damas han estrado en las aulas y como me temo que a lo mejor tienes que compartir pupitre con alguna, espero de ti esmeres tus modales, tratando de demostrar que te encuentras más próximo a caballero que a villano.
Esmérate Pancho en todas las Ciencias y no eches en el olvido la práctica, más que la teoría, de dos que son tan importantes como cualquiera de las otras. Me refiero a la Conducta y la Urbanidad, que veo que cada vez se estudian con menos profundidad y que aquí siempre se practicaron y se vigilaron con celo.
No comas ajos ni cebollas, porque no saquen por el olor tu villanía.
Anda despacio; hable con reposo; pero no de manera que parezca que te escuchas a ti mismo; que toda afectación es mala.
Come poco y cena más poco; que la salud de todo el cuerpo se fragua en la oficina del estómago.
Se templado en el beber, considerando que el vino demasiado, ni guarda secreto, ni cumple palabra.
Hechas estas consideraciones, espero Pancho, tengas en cuenta la importancia del paso que vamos a dar, porque mucho me temo que, producto de los conocimientos que aquí adquiramos, nos vayan a hacer inmortales y debemos esforzarnos en nuestro comportamiento, para que nuestra inmortalidad sirva de engrandecimiento del COLEGIO DE LA SALLE de Los Corrales de Buelna y de la Congregación de los Hermanos de las Escuelas Cristianas, que doctamente imparten entre la juventud conocimientos.


LA SOLEDAD

Recibimos este poema de Eduardo Jorquera, dedicado a la poetisa Madraza Dolores.

La soledad
es el manto que te viste
Una profunda sombra de tristeza siempre está ahí
El sol no brillará nunca más
La luna no saldrá en el cielo
Las lágrimas están siempre nublando tus ojos
Cuando estás sin amor


El vacío es el lugar donde estás,
nada que perder pero nada más que ganar
El sol no brillará nunca más
La luna no saldrá en el cielo
Las lágrimas están siempre nublando tus ojos
Cuando estás sin amor

Solo, sin ti, cariño
Oh, te necesito
No puedo continuar…

El sol no brillará nunca más
La luna no saldrá en el cielo
Las lágrimas están siempre nublando tus ojos
Cuando estás sin amor...

El sol no brillará nunca más
El sol no brillará nunca más
Nunca más
La luna no saldrá en el cielo
Recuerda, baby
El sol no brillará nunca más


Eduardo Junquera