sábado, 4 de septiembre de 2010

Ángel Texeira Brasero (POEMARIO)

Apadrinado por Paulino, recibimos estos poemas de Angel Texeira Brasero, presidente del Centro de Iniciativas Turísticas de Mérida.

Más limpio que el honor.

Yo siento que más limpio que el honor,
es luchar por el bien y por la gloria.
Sólo un arma tenemos: el Honor,
y tan sólo una meta: la Victoria.
En medio de este mar de vanidades,
difícil es, hallar la paz soñada:
debemos perdonar las deslealtades
de la gente infeliz desorientada.
Necesario es vivir sin egoísmo
laborar con tesón y gallardía
mirando el porvenir con optimismo,
y quizás logremos algún día,
instalar para siempre la alegría,
en bien de los demás y de uno mismo.


Marzo, mi mes, me dio la luz.

Marzo me dio la luz de tu mirada
el néctar agridulce de tu boca:
trocó mi llanto por esa risa loca
que transparenta mi alma enamorada.
Cambió el celaje de mis amaneceres,
pobló de fronda mi habitual camino
y bañó con su lluvia mis quereres
y trazó con sus nubes mi destino.
No seré ya mas nunca, el peregrino
que buscando placer camine presto
hastiado de vivir en el destino.
Marzo me dio la luz. Afirmo esto
mientras hallo en tus labios purpurinos
la más clara expresión del amor nuestro.


Marzo mi buen amigo

Marzo, mi buen amigo, qué alegría
encontrarme después de una jornada
y volver a sentirme entre tus días,
con el alma tranquila enamorada.
Tomé nuevo sendero en mi carrera,
subí otro peldaño de mi vida
y hallé al promediar la primavera
sereno manantial en mi poesía.
¿ A quién puedo decir que estoy contento
si todo lo que ahora me rodea
es parte sustancial de este momento?
Y no puedo callar porque presiento,
que en sus voces armoniosas se
crean las luces de un nuevo firmamento.


Ya han florecido los rosales

Han florecido ya, los rosales.
Triste mi alma ya no estará
hay nuevos ritmos en mis ademanes.
¿Enamorado? Tal vez, quizás.
Lluvia de oro baña mi cara,
los tulipanes lucen mejor,
si tú me miras todo se aclara.
¿Esto es dicha? tal vez … amor
¡Ah! ¿cuántos días trae marzo, uno más
que junio? ¡cuántas mañanas de claro sol
y cuántas noches de plenilunio!
¡cuántos momentos de tierno amor!
No lo he pensado. No me interesa.
¡Bah!, la tristeza puede esperar
a que termine la primavera.
Viviré intensa esta quimera
y mañana podré llorar.


¿Qué es lo que hay en ti que determina?

¿Qué es lo que hay en ti que determina
un cambio radical en mi mirada,
de analizar las cosas y me inclina
a prolongar así la primavera?
¿Es que después de todo he comprendido
que hay una realidad en la que creo,
y en vez de lamentar lo que he perdido
empiezo a valorar lo que poseo?
¿O es que mi ser por fin ha comprendido
que todo en esta vida es pasajero
y lo nuevo reemplaza a lo acabado?
Porque estando a mitad de mi camino
en vez de refugiarme en el pasado,
prefiero escudriñarme en el destino.


Hoy he vuelto a encontrar

Hoy he vuelto a encontrar en tu mirada
en tu voz y en tus gestos cotidianos:
la palabra sensual enamorada,
las caricias excitantes de tus manos.
He vuelto a disfrutar lo que hace tiempo
anhelaba mi ser desorientado:
compartir –tú y yo- cada momento
en un íntimo abrazo apasionado.
Quedó atrás para siempre sepultado
nuestro frágil orgullo lastimado
por la estéril angustia de otros días.
Y por eso abrigo la esperanza
que perdure en nuestra confianza
con su caudal gigante de alegría.


No me hiere el rencor

No me hiere el rencor, es traicionero
y destruye al ser que lo provoca
soy de espíritu fuerte como roca
que resiste a los golpes del cantero.
No renuncio jamás a cuanto quiero
aunque para obtenerlo día tras día,
tenga que trabajar con más esmero
sin desviar la ruta que me guía.
Soy tenaz en la vida. Considero,
que el combate es así, constante y fiero
si se quiere llegar a la Victoria.
Cuando se tiene un corazón de acero,
aún crucificado en un madero,
se puede perdonar y hallar la Gloria.


Con un claro sentido de las cosas.

Con un claro sentido de las cosas
analizadas con detenimiento,
tú puedes alcanzar metas valiosas
que nutran tu razón y sentimientos.
Sin que la duda a destruirte asome,
sin que la angustia a tus afanes llegue,
tú puedes porque así te lo propones,
hacer cristalizar copos de nieve.
Realízate en la vida sin temores,
con entrega total, vigor y aliento,
sin preocuparte críticas ni errores.
Y con las piedras que en absurdo intento
te lancen tus dolidos detractores
bien puedes levantar un monumento.


Decidí olvidar por disciplina.

Decidí olvidar por disciplina
aquello que en la vida es negativo,
lo que causa dolor y nos inclina
a sufrir sin remedio cruel castigo.
He logrado fijar únicamente
aquello que a buen juicio es verdadero
y borrar para siempre de mi mente
lo falso, lo superfluo y pasajero.
Encontré en mi madre y mis amigos,
y en mi amada gentil ¡claros testigos!
las mieses generosas del cariño.
Y al volver satisfecho la mirada
pude hallar la ternura reflejada
en los ojos translúcidos de un niño.


Construí mi refugio en un soneto

Construí mi refugio en un soneto.
En esta intimidad –catorce versos-
recojo como pétalos dispersos
mis más tiernos anhelos, me prometo.
Únicamente hablar de aquellas cosas
que prenden en mi pecho descubierto:
como breve jardín de frescas rosas
un hermoso cantar ó un libro abierto.
Por eso hoy externo lo que siento y
digo lo que pienso cuando miro
que la vida transcurre en un momento,
tomando a cada instante nuevo giro
como brizna llevada por el viento…
y se escapa sutil como un suspiro.


Solo me entrego a ti.

Solo me entrego a ti, me fortifica.
Eres mi lucha, mi pasión, mi ruego,
mi razón primordial y el mismo fuego,
que me quema la sangre y purifica.
Necesito de ti, tu voz requiero,
tu mirada vivaz, interrogante,
y el instante que me lleva hasta el éxtasis…
Te quiero: en el andar corriendo de mis días,
en el insomnio verde de mis noches,
en mi breve ausencia y alegrías.
Te quiero, como nadie te querría,
en la angustiosa voz de mi reproche
y en la dulce canción de mi poesía.


Por que te echo de menos

Cuando todo en la vida me parece
que ha perdido el rumbo verdadero,
pienso en ti y de pronto reverdece
mi ansiedad de vivir … aunque te
echo mucho de menos.
Cuando el día de pronto se oscurece
por un soplo de niebla pasajero,
pienso en ti y la vida resplandece
con su clara verdad … aunque te
echo mucho de menos.
Cuando a veces la noche me estremece
la oscura soledad e insomnio fiero
miro tu retrato y mi ser se fortalece,
aunque te sigo echando mucho de menos.



Sólo de tantos males

La vida es una larga y absurda enfermedad
que inevitablemente se agrava con la edad.
Cierta incontinencia y literal ingratitud,
síntoma alarmante hasta la juventud.
De todos los dolores es el mayor dolor,
el que nos causa luego las penas del amor.
Afanes de riqueza y ambición de poder,
igualmente padecen el hombre y la mujer.
De viejo con frecuencia se nos agrava el mal
con mas de un achaque moral o material.
Y sobreviene a veces una crisis de fe,
si de indagar tratamos el cómo y el porqué.
Sólo de tantos males nos habrá de librar la muerte.
Dios quiera que ésta se tarde en llegar.


No pretendas hallar otro modelo.

No pretendas hallar en otra gente,
el modelo adecuado de tu vida:
cada quien se retrata exactamente,
en un lienzo enmarcado a su medida.
Que no sea el anhelo que se muere
ni la tierna ilusión desvanecida,
ni la falsa promesa que nos hiere,
ni el pretexto que amargue nuestra vida.
Hay que amar la experiencia compartida,
y luchar por ganar cada partida.
Como meta de unión edificante.
Superar de una vez los sinsabores,
enmendar en silencio los errores,
y gozar satisfecho cada instante.


Si crees que la vida va pasando

Si crees que la vida va pasando,
sin dejar una huella en tu ventana
y sientes que la prisa cotidiana
con tu espíritu alegre va acabando.
Si miras que otros seres van logrando
sin encontrar la razón que los hermana
y temes que al final de la semana
tu cruz de soledad te vaya ahogando.
No pienses que eres tú el único caso,
ni te alejes dolido de la gente
cual rumiante que siempre tira al monte.
Ten fe, y aprenderás que del fracaso
puedes tomar la fuerza suficiente
para abrirte de nuevo un horizonte.


La perrita de Doña Mercedes.

Tenía Doña Mercedes una perrita tan sumamente mona,
que la quería igualito que a una persona.
Pero estos animalitos tienen el inconveniente
que todos ustedes comprenderán…
por donde quiera que pasan,
los perros la huelen y otro particular…
Pero un día hablando del caso con una vecina formal,
ésta le indicó de paso un remedio radical:
a ponerle en el rabito un trapito con bencina
¡Oh! el remedio es excelente,
ya duermen Doña Mercedes y su perra tranquilamente.
Pero un día esta vecina la llama muy alarmada…
Vecina, vecina… ¿qué pasa tan alarmada?
pues que a su perrita amada
se le ha acabado la gasolina y la traen remolcada.


Qué será de nosotros.

¿Qué fue de la aventura que vivimos
cuando juntos pensábamos y creíamos
que nunca moriría aquel amor?
¿Qué fue de las promesas pronunciadas
con palabras un tanto entrecortadas
por aquello que llamábamos pasión?
¿Qué fue de los momentos transcurridos
entre risas y besos encendidos…
buscando cada día una ilusión?
¿Qué fue de todo eso? ¡No lo entiendo!
¿Debemos aceptar que va muriendo
aquella realidad que nos unió?
¿Qué será de nosotros? Ahora dime…
porque esta soledad que nos deprime,
no debe continuar entre tú y yo.


El guerrillero.

Quisiera ser el guerrillero
que haga saltar las murallas de tu amor.
Quisiera ser el miliciano
que secuestre con audacia tu pensar.
Quisiera ser el manifiesto
que se infiltre como espía en tu soñar.
Y después de la victoria,
cuando surja un nuevo canto entre los dos
forjaremos una patria
defendida con las armas del amor.



Cristina.

¿Qué ha significado para mi Cristina
en este encuentro casual al atardecer de mi vida?

Es el final de mi ayer,
o es la caída…?

Es algo más que eso…
este encuentro casual
es como un beso:

Es para mi la llamarada
que consume mi pena agazapada
en la cruel soledad de mis temores.

Es para mí como una campana
que repica en mi ser por la mañana.

Es como una flecha
que me hace sangrar
la herida insatisfecha.


Oda a Mérida

No cantaré ¡Oh, Mérida inefable!
tu noble origen, ni tu antigua gloria;
Dejaré que de estas cosas hable
en sus anales de esplendor, La Historia.
Solo decir de ti con voz amable
la doméstica frase laudatoria
y a la vez que tu espíritu inmutable
el canto de tu gracia transitoria.
Así tu identidad se simboliza
y así mandar quisiera por el aire
mis versos en tu memoria. ¡allá van!
¡Mérida! la letanía
con que el cariño te invoca,
se vuelve miel en tu boca
y sueños de fantasía.
Nicho de juguetería
que el dedo del hada toca,
flor que nace de la rosa
con prez de milagrería.
Pregón de fuerza en el día,
canción sutil en la noche
eres siempre melodía.
Novia gentil sin reproche
y reina de pleitesía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario