jueves, 1 de octubre de 2009

LA TABERNA

NO FALTA NADA

Si cae la noche y por “La Taber” pasas,
Puede que te salude la mañana,
Que para recogerte no hay campana
Que avise entre las copas y las guasas.

Carlos, que tras la barra no se allana,
calienta un buen ambiente con sus brasas:
Son muchos quienes huyen de sus casas
en busca del calor que de aquí mana.

No falta ni el poeta de pasiones,
Ni aquel que reconforta con su calma,
Ni el otro, que cantando nos ensalma,

Ni bohemios, ni el rey de corazones,
Ni el tonto que te toca los cojones,
Ni aquella chica que te roba el alma.


Oscar Elvira Verdugo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario