domingo, 20 de diciembre de 2009

¿ HACIA DÓNDES CAMINAS...., ESPAÑA ?

Ofelia Esperanza Alonso Laguillo, desde Uruguay, se adhiere a la lucha antiaborto que en este momento tenemos en España.
Con ésta poesía de la literatura gauchesca del escritor uruguayo Serafín J. García, quiere expresarnos su repudio a la tan cuestionada “ley de Herodes”
En éste tiempo de Navidad, tan significativo para los cristianos, deben redoblar vuestra lucha y lograr que la misma no sea aprobada.
Ofelia Esperanza Alonso Laguillo

Venga p'acá, m'hija. No me tenga miedo.
Venga que su papa no va'castigarla
ni va'echarle'n cara tampoco lo qu'hiso,
porque sabe cierto que no jué por mala.

Ya basta de yantos. Miremé de frente.
No tenga vergüensa de amostrar la cara,
que no es un delito darse por cariño,
y sentirse madre no es nunca una falta.

Venga y déame un beso. Su papa compriende
que usté ha cáido, m'hija, lo mesmo que tantas
que siendo inocentes, y humildes, y güenas,
s´entriegan enteras, en cuerpo y en alma.

Moso él, usté mosa, los dos juertes, sanos,
yenitos de vida ricién aclarada,
no vido él querencia mejor que sus brasos
ni usté sol más lindo qu'el de sus miradas.

Campiando ese cielo que tuitos campiamos
-yevando'e baquianas a las esperansas-,
creyeron hayarlo, juntando sus bocas,
y prendieron besos pa que s'estreyara.

Vino la dentrada de la primavera;
lucieron los cardos sus flores moradas;
bordonió el sumbido de los mangangases
y hubo contrapuntos de roncas chicharras.

Nació en los yuyales un aroma nueva
qu´el viento, travieso, mojó en las cañadas;
rosaos macachines garugó l'aurora
y en los espiniyos colgó el sol sus brasas.

Se oyó en las cuchiyas relinchar los potros
qu´iban retosando tras de la yeguada;
y olfatiando el aire, y escarbando el suelo,
con ansia salvaje baló la torada.

Se vido a los pájaros andar en parejas,
juntitos los picos, abiertas las alas,
amostrando a tuitos su amor baruyento,
madurao a cielo, sol desnudo y alba...

Y ustedes sintieron juego en las alterias;
cada beso, entonce', jué com'una brasa;
les hirvió po'adentro la juersa'el instinto,
y ansina cumplieron la ley más sagrada.

¡No yore, canejo! ¡Si Papa Dios hiso
al macho y la hembra pa que se ajuntaran,
y el cristiano, mesmo que cualquiera bicho,
debe hacer las cosas que Papa Dios manda!

No l'importe, m´hija, qu'el pago mermure
y ensucén su nombre los que la crén mala.
¡Pior que usté son esas que matan sus crias
pa poder ansina seguir siendo honradas!

Cuando nasca su hijo, ¡que lo sepan tuitos!:
mamará en sus pechos, dormirá en su falda:
será su cachorro, nomás, ande quiera,
pues ser madre, m'hija, no es nunca una falta!

Serafín J. García
De "Tacuruses"
Panorama de la Poesía Gauchesca y Nativista del Uruguay

2 comentarios:

  1. Hola amigos poetas...soy un poeta que busca vuestra amistad. para ver la posibilidad de publicar sus poemas en tan preciosa pàgina o donde Ustedes crean posible.

    Abrazos


    Milos J. Gomalle
    nieressinadapiensas@hotmail.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debes comunicarte con el Director del Blog, José Salas, y no habrá problemas.

      Eliminar