sábado, 30 de marzo de 2013

DIÁLOGO MARCERO 2013

DIÁLOGO MANTENIDO POR EL ALCALDE ILDEFONSO CALDERON Y EL PREGONERO DE LA RONDA MARCERA
 
(Escrito por Juan José Crespo)
 
(La ronda marcera llega al ayuntamiento a las 21 horas. El balcón de la Casona estará vacío y a oscuras, dando la sensación de que el Alcalde no ha venido ha recibir a los marceros.)
 
PREGONERO.-      Hasta aquí nos trajo el viento
                           sin atraso ni adelanto
                           mas, se ve el ayuntamiento
                           más triste que un camposanto.

                           La luz del balcón escasa,
                           temblores tiene el jumento,
                           con este recibimiento,
                           mejor irnos para casa

                          ¿Será posible cuadrilla
                          que hoy no asome el regidor,
                          y no nos dé ni morcilla,
                          nuestro más fiel servidor?
 
                                     ***
 
                          Por fuerza será sordera,
                          pues, solía decir la abuela,
                          que gente de entendimiento,
                          educada en noble escuela,
                          en cuanto pilla la silla
                          de cualquier ayuntamiento,
                          necesita trompetilla
                          para las entendederas
 
                                       ***
 
                          Tenga a bien, maestro Castillo,
                          ordenar con grito fuerte,
                          que la autoridad despierte
                          y se asome al balconcillo.

CORO.-              ¡Señor Alcalde,/ despierte, despierte,
                         que los de esta plaza/ venimos a verte!

                         (El alcalde se asoma al balcón)

ALCALDE.-          ¡Otra protesta de obreros!
                          ¿De qué empresa será el ERE?

PREGONERO.-      Nosotros somos marceros
                           no el cólico miserere.

ALCALDE.-           Presto soy, y bien dispuesto,
                           a escuchar tan noble gente,
                           pues, si me quedé traspuesto,
                           ahora estoy divinamente.

                           Dormido quedé, en efecto;
                           mientras se marchaba el Papa
                           que ha culminado una etapa
                           de peliagudo trayecto.
 
PREGONERO.-      Para poder yo creer
                           que el Papa cruzó la línea,
                           o hubo transfusión sanguínea
                           o, sino, no pudo ser.
 
ALCALDE.-          No seáis irreverente,
                           con quien merece alabanza,
                           pues a Papa sólo alcanza
                          el más santo entre la gente.
 
PREGONERO.-      Perdóneme usted la chanza,
                           pretendí ser ocurrente.
                           Magnífica es su alabanza
                           para el devoto creyente.

ALCALDE.-           De santo, poeta y loco
                           todos tenemos un poco.
 
PREGONERO.-      Pues a mí, si me examina,
                           tela falsa y tela fina.

ALCALDE.-           Voy a ver si me sereno,
                           que he terminado un programa
                           que mañana pasa al pleno
                           y hoy estoy viviendo el drama.
 
PREGONERO.-      Relájese, amigo mío,
                           y navegue en su canoa,
                           saludando aloa, aloa,
                           mientras baja por el río.

ALCALDE.-           Habrá otras generaciones,
                           si no arrojo la toalla,
                           que verán por el Besaya
                           más de un banco de salmones

                           Mas, no es de naturaleza
                           de lo que yo estaba hablando,
                           sino más bien meditando
                           sobre aciertos y certezas.

                           Por más que hago concesiones
                           y trabaje con ahínco,
                           quince me dan pescozones,
                           al ser diez de veinticinco.

                           Para ser nutricionista
                           me bastó la vocación,
                           la política es distinta
                           te juzga la oposición.

PREGONERO.-      Atisbo por vuestro hablar
                           que nadáis contra corriente
                           y sería muy conveniente
                           que os dejaseis llevar

                           Agrade usted de mil modos,
                           eche las penas al aire,
                           que no habrá mejor desaire
                           que confundirlos a todos.

ALCALDE.-          La política es sumar
                           uno más de la mitad.

                           Cuando esta premisa falla
                           hay que buscar el consenso
                           a base de entendimiento
                           y sabiendo dar la talla.

PREGONERO.-      Para que el pueblo le quiera,
                           aspire a hacerse querer,
                           y así podrá recoger
                           el amor que mereciera

                           Ganarse a la oposición
                           no es fácil, es su adversario.
                           Gánese usted al vecindario,
                           con trabajo y corazón.

ALCALDE.-          Yo que tengo buen humor,
                           me nacen malos humores,
                           si se arriman los dolores                           
                           usted será mi asesor.
 
PREGONERO.-      Mejor se busca un doctor.

ALCALDE.-           ¿Quién es usted? ¿Quién puede ser?

PREGONERO.-       Uno que no dio en crecer.

ALCALDE.-           No lo diréis por la lengua...

PREGONERO.-      No se crea, a veces mengua
                            si vos la echáis a pacer.

ALCALDE.-          ¿Habéis bebido en exceso?

PREGONERO.-     ¿Cómo podéis pensar eso?

ALCALDE.-           No se me ocurre otra cosa.

PREGONERO.-     Sólo he bebido gaseosa.

ALCALDE.-         ¿Y si os diera al momento
                         vino y alguna aceituna?

PREGONERO.-     Yo me iré bebiendo el viento
                           y comiéndome la luna.

ALCALDE.-         Este alcalde no censura
                          a quien bebe un vino añejo,
                          pues bebiendo con mesura
                          se llega mejor a viejo.

PREGONERO.-     Y bebiendo con hartura
                          como nos luce el pellejo

ALCALDE.-           La burra parece inquieta,
                          ¿Es acaso primeriza?

PREGONERO.-      Huele como una mofeta,
                           nos la trajimos de Suiza

ALCALDE.-          Ante vosotros me inclino
                           porque venís sin careta.

PREGONERO.-      La botella de buen vino
                           no precisa de etiqueta

ALCALDE.-          La marza no es carnaval,
                           pues llagáis dando la cara

PREGONERO.-     Si alguno se pone a mal
                           le enseñaremos la vara

ALCALDE.-          ¡Qué hermoso es pedir cantando!

PREGONERO.-     Es más rentable estafando

ALCALDE.-          Se termina por ser preso

PREGONERO.-     No estoy yo seguro de eso.

                           El que bien roba bien vive
                           y por siempre va de honrado,
                           pues todo queda olvidado
                           y sí no queda, prescribe.

ALCALDE.-         Abunda mucha codicia,
                           negarlo sería torpeza,
                           pero tengo la certeza
                           de que existe la justicia.

PREGONERO.-       Pues que de caca de perro
                            la calle tenemos llena,
                            haga usted cumplir la pena
                            metiéndole al dueño un puerro.

ALCALDE.-           Soy de su misma opinión:
                            tan repugnantes despojos,
                            que a uno le nublan los ojos,
                            merecen una sanción.

                            - Lo digo con enteraza:
                            quien incurra en desacato
                            y no recoja el “boniato”,
                            lo sufrirá con crudeza.

PREGONERO.-       Sois tan noble y tan humano,
                            regidor de nuestra aldea,
                            que siempre que abrís la mano
                            va y nos toca la pedrea.

ALCALDE.-           Cómo yo os lo diría,
                            sin lagrimas ni puñales,
                            mal está la economía
                            para todos los mortales:

                            La caja fuerte vacía,
                            no queda plata ni cobre,
                            pero al clarear el día
                            algo te daré en un sobre.

PREGONERO.-       Sólo su agradecimiento,
                            que ayer ya nos dio Cagigas
                            un señor plato de ortigas
                            camino del parlamento.

                            Entre lo mucho y lo poco,
                            vos estáis en la mitad,
                            lo mismo que la virtud,
                            no será casualidad

                            No pediremos caudales
                            a quien no pone cadenas

ALCALDE.-           Repartiré libertades
                           a manos llenas

                           ¡VIVA LOS MARCEROS!

CORO.-              ¡VIVA!

PREGONERO.-   ¡VIVA EL ALCALDE!

CORO.-               ¡VIVA!

PREGONERO.-   ¡VIVA TORRELAVEGA!

CORO.-             ¡VIVA!

PREGONERO.-  ¡VIVA CANTABRIA!

CORO.-             ¡VIVA!

(ESTE PREGÓN SE TERMINÓ EL DÍA 18 DE FEBRERO DE 2012 AUTOR: JUAN JOSÉ CRESPO)

No hay comentarios:

Publicar un comentario